24 Abr, 2017 | 05:31
Escudo

Senado aprueba reconocimiento a la comunidad de Calacala que representa el despertar del mundo andino

Prensa Senado
Senado aprueba reconocimiento a la comunidad de Calacala que representa el despertar del mundo andino
Senado aprueba reconocimiento a la comunidad de Calacala que representa el despertar del mundo andino

La Cámara de Senadores, aprobó hoy rendir un justo y merecido reconocimiento a la comunidad Originaria de Calacala, del municipio de Taraco, Séptima Sección de la Provincia Ingavi del departamento de La Paz, por su gran aporte a la cultura Chiripa y Pucara con una antigüedad de más de 1500 años y por su importante contribución en la preservación cultural del departamento de La Paz y del Estado Plurinacional de Bolivia.

La Comunidad de Calacala como parte de la cultura Chiripa se ubica en el departamento de La Paz, a una altura de 3810 metros sobre el nivel del mar y a 80 kilómetros de la Sede de Gobierno, en la península de Taraco a orillas del Lago Titicaca, cuyos antecedentes se remontan por el año 1.350 antes de Cristo.

Calacala representa el despertar del mundo andino, iniciando una cultura sedentaria cuya base económica fue la agricultura (papa, quinua y tarwi) completada por el sistemático aprovechamiento de los auquénidos (carne, fibra, cuero y sebo) que junto a la pesca y la totora, se constituyeron en verdaderos dones del Lago Sagrado.

La comunidad de Calacala, limita con las comunidades de Pequeri al Este, Chiaramaya al Oeste, Chivo y Jiwawi Chico al Sur y al Norte se encuentra el Lago Titicaca.

El intercambio comercial de productos tropicales y de la costa con los de Calacala, les permitió ampliar su universo, tomando contacto con otros pueblos, influyéndolos en su vida económica, artística y religiosa. Parte de la reliquia arqueológica es la denominada Piedra Víbora (Cala Aciro en idioma aymara).

Calacala vislumbra la característica de la construcción de sus viviendas que tenían paredes dobles de adobe de 50 centímetros de ancho, las puertas de ingreso eran corredizas, fabricadas de cuero de llama o de totora, sus techos de paja y el piso de tierra apisonada.

Las características de la escultura de la cultura Chiripa, muestran piezas líticas decoradas con serpientes y batracios. Serpientes y llamas, dispuestas dos a dos, presumiendo que se trata de elementos religiosos aún no identificados.

La cerámica es utilizada para la elaboración de tazones con base redondeada y decorados geométricamente con líneas rectas y pintadas. Las ollas y las jarras son generalmente de color café.

Su población es de habla aymara aunque con algún grado de mezcla con palabras castellanas, esta última también es practicada con frecuencia por los jóvenes más que todo en el ámbito escolar y también por el resto de la comunidad con excepción de algunas personas de la tercera edad.

La vestimenta de los habitantes de Calacala, es confeccionada aún por los propios comunarios, utilizando lanas de oveja y llama, mismas que son todavía usadas y preservadas por alguna de las personas mayores.

Actualmente en la comunidad Calacala se practican el ayni, la mink’a y la chhalaqa, prácticas ancestrales que persisten en la comunidad aunque no con mucha frecuencia: el ayni por ejemplo es la práctica en las actividades de la siembra y cosecha; la mink´a es practicada cuando alguien obtiene una buena cosecha y solicita ayuda de otra persona, quien obtiene como pago parte del producto obtenido; la chhalaqa se practica muy pocas veces, generalmente en la feria anual que se lleva en la comunidad vecina de  Chiaramaya donde se realiza el intercambio de productos locales con sal, lana, ollas de barro y platos traídos de las provincias vecinas. Son algunas de las virtudes de la comunidad de Calacala.

///AME///

Comparte en Redes: